22 nov. 2014

100 días sin ti.

Día trece

Me duelen los ojos del empeño que pongo en cerrarlos,
por que solo te veo cuando sueño,
y quiero hacerlo cada segundo del día.

Echo de menos tus besos cálidos,
tu mano protectora sobre la mía, 
tus ojos calmos absorbiendo cada segundo,
y su brillo cuando me decían que me querías,
tu sonrisa tranquila e inocente,
tus abrazos,
que dan la vida,
y ganas,
y fuerza...

Todo de ti.

Porque estás, a 360km, 
estás ausente,
estás perdido,
y te has rendido.

No lo hagas.
Aún quedan cosas bonitas.


Aún quedas tú.



27 de noviembre de 2014

No hay comentarios:

Publicar un comentario