14 nov. 2014

La lluvia

Me gusta que llueva cuando estoy triste,
porque parece que el mundo comprende mi dolor.
Me gusta salir a la calle cuando llueve,
porque las gotas se esfuerzan en maquillarme las lágrimas.
A veces me pongo las botas de agua en los días grises para sentirme segura,
a pesar de las lágrimas de lluvia y la lluvia de dolor...
como diciendo 'hoy puedo con todo', aunque no sea verdad.

La verdad es, que me gustaría no estar triste porque las personas tristes siempre acaban cansando.
La verdad es, que es triste que solo un folio en blanco pueda ser mi confidente en estos días de lluvia, de cielo y corazón.

Quizá mañana salga el sol;
siempre sale el sol.





Deja de llorar, cielo.
Deja de llover, corazón.



No hay comentarios:

Publicar un comentario