30 dic. 2014

J.

Hubo una vez
que tuve todo cuanto quise:
amor y amigos;
después se esfumó igual de rápido que vino.

Todo se volvió negro,
me obcequé.
Parecía que se hubiera acabado el mundo.
(¡Qué gran mentira!)
Parecía que jamás iba a ser feliz de nuevo.

Hubo una vez,
hace alrededor de dos años,
que pedí un deseo.

Yo sabía que ibas a aparecer,
tarde o temprano.

Alguien que me quisiera,
a pesar de mis defectos.
Alguien que me diera la mano,
cuando yo no pudiera sostenerme sola.
Alguien que me calentara el corazón
en los meses más fríos.

Lo que no sabía es que fuera a ser aquí.
Lo que no sabía es que la decisión de irme de Madrid,
fuera a cambiarme la vida.
Completamente.

Hubo una vez,
hace un par de meses,
que volví a tener todo lo que quería tener:
un grupo de amigas
(de las de verdad).

Hubo una vez,
hace un par de semanas,
que volví a tener todo lo que
(a pesar de todo)
siempre había querido tener:
tú.

Ya no es igual,
ahora he crecido,
cambiado
y aprendido.

Hace un par de semanas me encontraba,
desde hacía un par de años,
indefensa,
sin corazón pero con ganas de querer,
sin fuerza pero con mil sueños en mi cabeza,
con un nuevo yo
y sin ti.

Has sido el mejor regalo,
jamás pensé que el año fuera a acabar tan bien.
Has sido el mejor antídoto,
jamás pensé que pudiera gritar de nuevo y sin miedo '¡SOY FELIZ!'
Has sido el mejor beso,
el mejor comienzo
(y el más inesperado).

Han sido tus ojos,
tus labios
y sonrisa,
tus palabras,
tus 'te quiero',
tus ganas de un nosotros.

Ha sido el ver,
a los tres días,
el miedo a un adiós en tus ojos
(esos ojos que me tienen cautivada)
lo que ha hecho volverme completamente loca por ti.

Ha sido,
la calidez de tus manos,
la que ha hecho sobrellevar el otoño del cuerpo,
y el invierno del corazón.

Han sido mis miedos arrancados de raíz,
tus labios,
y mis ganas de ti.

Somos nosotros,
a secas,
y un largo porvenir.



Por muchas navidades más.
Te quiero J.

No hay comentarios:

Publicar un comentario