5 feb. 2015

A causa de ti.

Odio que ya no me salgan las palabras,
ni saber que sentir,
ni los cambios de humor,
ni me gusta que la gente vaya en contra de algo que a mi me hace feliz,
ni que los que no pintan nada también digan ir en contra solo por joder.

No soporto tener que...,
ni estar en casa a una hora,
ni las normas, las peleas, los gritos, ni la impuntualidad.

No me gustan los ex,
ni los finales.

No me gusta el frío, 
ni tenerte lejos (que es parecido).

No me gusta el dolor,
ni que hagan daño,
los días grises o la lluvia.

Tampoco me gusta saber,
saber demasiado cuando nadie quiere contártelo todo,
saber que te quiero cuando tarde o temprano te iras,
saber que esto acabará,
saber que dejaré de leerte,
(otro libro más de los que odio leer el prólogo),
y empezaré a escribirte en un cuaderno que cualquier día también se quedará sin hojas.

Pero ojalá,
ojalá aunque todo acabe pueda hacerlo.
Escribir, digo.

Que lo que más miedo me da ahora es oír un adiós de esa boca que me calma los inviernos,
pero también me asusta que me dejen de hablar las ideas y no pueda seguir haciendo esto...
porque si ya entre nube y nube, lo echo de menos,
no me quiero imaginar como sería quedarme sin ideas,
sin ganas,
sin tinta,
sin ti,


para siempre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario