8 jul. 2016

Sé de sobra que no me convienes, que tarde o temprano acabaré perdidamente enamorada de ti. Como siempre, porque lo llevo en la sangre.
¿Sabes? Odio ser así: tan sensible, tan sentida y entregada, tan romántica. Ojalá fuera capaz de hacerle caso a mi cabeza por una vez en la vida. Porque sí, me encanta vivir escuchando a mi corazón y haciendo caso a mis impulsos; pero joder, ¿sabes lo difícil que es saber qué es lo correcto pero no tener la fuerza de voluntad suficiente para hacelo? Es frustrante.
Y eso mismo me pasa contigo.
Por eso me despido, porque voy a intentarlo. Porque quiero prevenir antes de curar. Porque sé que como mucho podré aguantar que me rompan una vez más y soy muy joven para que seas tú. Porque sé que es imposible no quererte, y este muro que ves a mi alrededor terminará cediendo. Y solo quiero estar muy lejos cuando eso ocurra.

"Soy una granada. Algún día explotaré y siento que es mi deber reducir al mínimo las víctimas."

No hay comentarios:

Publicar un comentario