13 may. 2017

Unas ganas que iluminaban Madrid.

Un reloj que se para cuando estáis juntos.
Un beso que sabe a océano completo.
Un abrazo que te haga creer.

Una risa incontrolable a las tantas en Gran Vía.
Unas manos con vergüenza por cogerse mientras andan,
pero que no ven más allá de ellas cuando están a oscuras.
Unos ojos que se miran prometiendo,
todo lo que nadie más entiende.

Un mensaje a media noche, desvelado.
Un 'cariño' rápido y asustado, que se escapa sin querer.
Un 'te quiero' que pensabas que jamás volverías a decir.

La tranquilidad de saber, que si estás mal te ayudará a salir del agujero,
y sino, compartirá contigo tus deseos.

Miedos que desaparecen cada vez que te mira.
Manos capaces de sacarte a rastras de tu zona de confort
solo por verte feliz.

Que te desnude con la mirada y te vista con cada caricia.
Que lleve el universo en sus ojos,
y en las manos el futuro.

Que no tenga miedo a vivir(te),
a crecer,
a sufrir.


Un viaje sin más destino que tu cuerpo,
y sin más mapa que tus lunares.

Un 'tú' a más distancia
de la que debería.

Un sueño,
que jamás
se cumplirá.

No hay comentarios:

Publicar un comentario