8 may. 2017

Indescriptible.

Cuando me preguntaban
por qué seguía sufriendo,
por qué seguía contigo,
no hacía más que reír.

Ay, si fuera fácil y explicable.
Si yo lograra a enterderlo,,,
Entonces,
no seríamos nosotros.

Cuando alguien te nombraba,
sonreía.
Cuando a veces te pensaba,
sonreía.

Siempre.
cuando tú.

Historias únicas,
intensas,
dolorosas e inexplicables.

Porque a quién le voy a contar,
que llevamos siete años
practicando esto del amor.

A quién le voy a contar
que cuando estás, 
soy.

Y cuando no,
la montaña rusa se para,
la vida deja de latir,
y el corazón duerme.

A quién le voy a contar,
que cada vez que me tocas
mi cuerpo se hace infinito.

Que tus besos son,
diccionario de mis besos.

Que nos entendemos a la perfección,
a pesar de no entenderte todavía.

A quién le voy a contar,
que contigo me voy,
a cualquier otra parte,
aun estando dentro de tu cama.

Que cada vez que te quiero,
te quiero eternamente.
Y cada vez que te odio,
duele el corazón,
haciéndome creer que no volver
también está entre tus planes.

A quién le voy a contar,
que le pido a la vida
que te mantenga en la mía
lo máximo posible.

Que me haces adicta al dolor.
En todos los sentidos.

Y que seguiré soñando con tu boca
cuando no estés,
y con tu roce cuando sí.

Y seguiré riendo,
cuando alguien más me pregunte
por qué tú
y yo.

Porque historias tristes hay muchas,
pero como esta ninguna.

Y prefiero que nadie lo entienda,
porque tú hace tiempo
que me quitaste la cordura,
y esto,
o se vive a riesgo de locura,
o no se sabrá vivir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario