19 may. 2017

La constelación de tus costillas.

Hoy al despertarme, 
por fin a tu lado,
he hecho un gran descubrimiento. 

Tienes mil lunares en la espalda,
que forman una pequeña gran constelación. 

Y es que yo me recorrería 
toda la puta vía láctea,
por poder contártelos 
una vez más. 

Hay algunos que están muy pegados
como si no tuvieran espalda suficiente.
Como diciendo:
"ven, acércate más que ya te echo de menos"
Que me recuerdan mucho a nosotros
cuando dormimos juntos.

Como cuando estamos a menos de veinte centímetros,
y a las cuatro de la mañana
te entra la necesidad 
de darte la vuelta y abrazarme
hasta dejarme sin aliento. 
Y es que todos tus roces
me quitan la respiración.

"Podría ver esto todas las mañanas sin cansarme",
he pensado hoy al abrir los ojos.
Y créeme, espero que así sea. 
Conlleve o no muchas otras cosas. 

Quiero perder la cuenta
de nuestros días,
de nuestro tiempo
Y de tus lunares. 

Y si me canso de contar,
empezar de nuevo. 
Siempre,

pero contigo. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario