19 may. 2017

Si estás buscando un por qué.

Si no me equivoco,
estás aquí buscando un por qué
al llevar días sin saber de mí.


Estás buscando un por qué,
a que la chica que bebía los vientos por ti
haya desaparecido.

Seguramente estés leyendo esto porque
esperas encontrar en todos estos textos
que nunca leíste,
una última pista.

Pues he de decirte,
a ti y a todas esas personas que siguen
la historia de dos desconocidos desde hace años,
porque ellos sí se dignan a leer,
que el por qué, eres tú.

Tú solito me has alejado de ti.
Tú, que nunca creíste en nosotros.

Tú,
con tus falsos besos, miradas vacías
y falta de tiempo.

Tú,
con tus miedos,
tu cabeza en el limbo,
y tu apreciada soltería.
Ni siquiera te dignaste en aparentar cierto respeto.
¿Y aún buscas un por qué?

Porque tú,
y yo,
éramos la idea perfecta,
en la vida equivocada.

Y es liberador darse cuenta,
que querer a alguien,
también es saber dejarle ir.

Y más,
cuando lo único que hace
es tenerte a medias
y quererte de mentira.

Y porque decidí quererme a mí también.
Porque de momento soy la única que ha sabido hacerlo mejor que nadie.

Y no,
no voy a olvidarte,
no podría.

Solo espero que si te da por volver,
como siempre,
lo hagas cuando sepas lo que quieres dar
y no solo lo que quieres que te den.

Tú eres mi por qué y mi por qué no.

Me he ido en busca de todo el tiempo que me hiciste perder.

No hay comentarios:

Publicar un comentario