7 may. 2017

Y ya no hay nada.

Un golpe seco,
pitido en los oídos
y la nada.

Primer amor.
Corazón roto.

Juraría que he escuchado un crujido.
¿También se oye el amor?

¿Qué haré ahora?

Dudas, miedos.
¿Cómo seguir con tu vida y sin él?

Se te acaban las lágrimas
meses después del día definitivo,
cuando aún sigues sin ver la salida
a todo ese daño que va a acabar contigo.

No sientes,
no hueles,
no comes,
no ves.

Se va,
y consigo tus ganas.
Consigo tu vida.

Se va y te deja desnuda,
indefensa,
ante miles de años interminables
que amenazan con acabar contigo.

Y te atormentas,
porque te crees que la culpa es tuya.

Buscas dónde empezó todo,
y solo encuentras un final.

Porque se ha ido,
y con él,
tú.

No hay comentarios:

Publicar un comentario