14 jun. 2017

Un segundo, otra vida.

Tu vida depende del tiempo.
Todo puede cambiar en un solo segundo.

Una mala decisión, aunque no sea con mala intención,
una palabra en el momento inoportuno,
una mirada que te condene,
o la confianza de creer que tienes toda la vida por delante.

Hace tres meses, vivía sin preocupaciones. Esperando.
Y a eso yo le llamaba felicidad.

¿Pero qué es realmente la felicidad?

¿Quizá, que venga una persona, te revuelva la vida y te haga vivir de verdad,
a pesar de saber que puede marcharse y llevarse consigo todo lo que creías ser antes de él?
¿O que te obligen a cambiar de vida de un día para otro,
y tengas que ver lo que es vivir y buscarse la vida, de cero, deprisa y por ti mismo?
¿O se es feliz cuando se vive tan poco que no tienes que preocuparte por nada más
que por seguir viviendo, esperando a que algo más pase?

No sé.
Ahora mismo tengo un cúmulo de sentimientos que no sabría describir.

Nueva vida, sin una zona de confort a la que volver, sin una persona que creía importante pero que he visto que realmente solo era alguien tóxico al que le apetecía jugar, con pocos amigos que viven lejos pero que valen por veinte que vivan cerca, con una familia que a pesar de que no comparta con ellos ni la mitad de cosas que me hacen ser quien soy, me quiere y sé que me apoya a pesar de todo, y con un viaje dentro de treinta y tres días que estoy segura de que me cambiará la vida.

¿Debo sentirme triste por lo que he perdido, feliz por todo lo que he ganado con la pérdida, ansiosa por el futuro que me espera o tranquila por conformarme con lo que hay?

No lo sé, chicos.
Pero una cosa os digo: la vida, es maravillosa.
Cada día tienes cientos de miles de oportunidades de empezar de cero. De crear tu propia vida y descubrirte a ti mismo.

Aprovechadlas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario